Introducción:
Probablemente uno de los factores por los que la conducción de una motocicleta es mucho más excitante que conducir un coche, sea porque en el caso de la motocicleta debemos adelantar siempre nuestras maniobras, de forma que la posición de nuestro cuerpo sobre la moto deberá ser la apropiada en cada caso para el tipo de maniobra que vayamos a realizar a continuación. Ello requiere que el piloto deba mantener en todo momento la concentración en la carretera y los factores variables que se van dando mientras la moto avanza. No sólo basta con accionar los controles mecánicos para el gobierno de la moto (palancas, pedales, etc..), si no que también nuestra disposición mental y física deberá coordinarse simultáneamente, logrando de este modo la máxima eficiencia y seguridad en todo momento. En este sentido la maniobra de frenado no es una excepción.


Explicación:
Puesto que en la moto disponemos de palancas de freno diferenciadas para cada rueda (freno trasero y freno delantero), debemos saber en que momento y en que medida accionar cada una de ellas. Del mismo modo, durante la frenada debemos prever que la inercia producida por esta, desplazará nuestro cuerpo hacia la parte delantera de la moto haciendo que perdamos nuestro punto de gravedad en el asiento, y desplazándolo hacia los brazos. Como pilotos deberemos prestar máxima atención a este efecto,  contrarrestándolo haciendo fuerza con las piernas para evitar de este modo acabar columpiándonos sobre el manillar. Columpiarnos sobre el manillar provocaría un efecto como el explicado en contramanillar, el cual realizado sin previsión desestabilizará la moto y podriamos caer.



2 comentarios:

David Ruiz García dijo...

¡¡Buenísimos vídeos!!

Juan Fernando Moreno dijo...

HOla! gracias por compartir esto útiles videos.

Salu2 desde Colombia